Blog de Borja Fdez. Burgueño

Blog especializado en derecho administrativo, derechos humanos, asilo y protección internacional.

Marruecos: ¿tercer país seguro? Matrimonio palestino-marroquí

SENTENCIA DE LA AN 428/2016 DE 13 DE OCTUBRE DE 2016 (ROJ: SAN 3736/2016)

Antecedentes de hecho:

Matrimonio palestino-marroquí con dos hijos marroquíes.

Fundamentos de Derecho:

El concepto de tercer país seguro puede llevar a la denegación en frontera (art. 21 en relación con el 20 de la ley de asilo).

“Se trata de una causa de inadmisión por ” falta de requisitos “, lo que implica que de procederse de un país seguro podrá inadmitirse el asilo. Es decir, que aunque el relato del solicitante podría estar incluido en un supuesto de asilo, éste se deniega pues al procederse de un país seguro, el solicitante puede instar la protección en el mismo. En suma, el concepto de “país seguro”, permite excluir la solicitud de asilo.”

OBERVACIONES: el procedimiento acelerado de frontera no es adecuado para valorar la condición de un tercer país como “seguro” para un determinado solicitante.

El TS sostiene (equivocadamente) que la Convención de Ginebra no exige un estudio individualizado de la solicitud de asilo toda vez que la persona pudo obtener protección de otro país firmante.

“El concepto de tercer país seguro arranca de la propia Convención de Ginebra. En efecto, la Convención obliga a todos los signatarios a analizar las solicitudes de asilo que se presenten en su territorio, dando una respuesta individualizada. Pero dicha obligación deja de existir cuando el solicitante pudo o debió presentarle en otro país igualmente firmante de la Convención, pues en tal caso es dicho Estado -tercer país- el que debe garantizar la aplicación de la Convención y para el Estado posterior ya no se trata de un refugiado buscando la protección internacional. Dicho de otro modo, la Convención parte de un concepto objetivo de seguridad: lo importante no es donde quiera ir el solicitante, sino en qué lugar puede ser considerado libre de persecución.”

OBERVACIONES: la Convención de Ginebra exige un estudio individualizado, ya que sin él resulta imposible garantizar el respeto del principio de no devolución recogido en el artículo 33 de la Convención.

Ahora bien, el TS aclara que el derecho comunitario exige que para que un Estado sea considerado como un tercer país seguro es necesario no solo que el estado haya ratificado la Convención, sino que la aplique.

“Interpretando el concepto de “tercer país seguro” la jurisprudencia ha sostenido que: La determinación de que sea “tercer país seguro” puede ser objeto de debate, ya que no es posible establecer una ” presunción irrefutable [que califique a un Estado como tal], que no admite prueba alguna en contrario” . Además, solo podrá considerarse como tal país al que, en principio, haya ” ratificado la Convención de Ginebra y….observa sus disposiciones” , sin que ” la mera ratificación de los convenios por parte de un Estado …[implique] suponer la aplicación de una presunción irrefutable de que dicho Estado respeta esos convenios” – STJUE de 21 de diciembre de 2011( C-411/10y C-493/10) -. En el mismo sentido, reconociendo la posibilidad de denegar la protección de asilo al proceder de un tercer país seguro, cabe cita la STJUE de 17 de marzo de 2016 ( C-695/15 PPU)-. Lógicamente, también nuestra jurisprudencia admite el juego del “tercer país seguro para denegar el asilo”, en esta línea cabe citar la SAN (8ª) de 21 de diciembre de 2011 (Rec. 253/2011 ) y(1ª) 18 de febrero de 2004(Rec. 765/2002).”

Hay que acreditar que no se ha podido regularizar la situación en dicho tercer país.

“En este punto la Sala quiere matizar que si bien en los supuestos de solicitud de asilo no resulta exigible, por razones obvias, una prueba plena del relato, bastando con que sea creíble; cuando se trata de acreditar que al menos se ha intentado regularizar la situación existente en un país en el que se reside desde el año 2012, la acreditación de que dicho país no ha accedido a dicha regulación debe ser más exigente. Y lo cierto es que el recurrente, insistimos, no acredita que, el menos, haya intentado dicha regularización.”

La  AN sostiene que Marruecos es, en principio, un “tercer país seguro”.

“Marruecos es, en principio, un “tercer país seguro”. En efecto, aunque como hemos visto la suscripción de la Convención de Ginebra puede no ser suficiente, lo cierto es que no tenemos prueba alguna de que dicho Estado no sea un país seguro -repárese en que el demandante no ha propuesto prueba alguna para intentar acreditar lo contrario-.”

OBERVACIONES: Marruecos no es un “tercer país seguro”.

Hay que distinguir entre estancia de tránsito y de residencia.

“Debe distinguirse, en todo caso, entre aquellos supuestos en que el paso por un tercer país haya tenido su causa en razones impuestas por el simple desplazamiento -tránsito-; de aquellas otras en las que se ha permanecido de forma estable en un tercer país durante un periodo razonable de tiempo, con elementos de los que pueda inferirse una cierta vinculación o arraigo, lo que justificaría que se hubiese pedido en el mismo la protección internacional. Situación que, lógicamente debe valorarse en cada caso y que no puede traducirse en la denegación del derecho al asilo por el mero hecho de haber transitado antes de la solicitud por un país firmante de la Convención -la Unión Europea tiene al efecto sus propias reglas entre países miembros, las cuales no son aplicables al caso de autos-.”

Si el ACNUR tarda más de 24 horas en emitir su informe en el reexamen, la Administración no está obligada a tenerlo en cuenta.

“la Resolución no lo oculta y lo indica expresamente no tuvo en cuenta el dictamen del ACNUR obrante en autos, pues llegó cuando la Resolución ya se había dictado -el mismo día pero a las 20:26 horas. Debe quedar claro que la Administración informó al ACNUR de la existencia de la solicitud el mismo día en que se solicitó el reexamen y que había transcurrido más de 24 horas desde que puso tales hechos en conocimiento de aquella institución. Lo anterior es fundamental, pues a lo que obliga la norma es a poner la solicitud en conocimiento del ACNUR y esperar 24 horas para que emita su parecer – art 21.1.b) del Real Decreto 203/2005, de10 de febrero , reglamento de Asilo-. Por lo tanto, la Administración actuó correctamente.”

OBERVACIONES: El Real Decreto 203/1995 (la AN comete una errata al numerarlo como 203/2005) relativo al Reglamento de la Antigua Ley de Asilo se aplica en todo lo que no contradiga a la actual Ley de Asilo 12/2009. El artículo 21 del Reglamento que cita la sentencia ha sido derogado por los artículos 21, 22, 34 y 35 de la actual Ley de Asilo, por los que se regula el procedimiento de frontera, el reexamen y el papel del ACNUR. Por tanto, no se puede invocar un reglamento antiguo de una ley derogada para imponer medidas restrictivas que limitan los derechos procesales de los solicitantes de asilo.

FALLO: Desestimación.

Ver comentario de la sentencia en su contexto:

El comentario a esta sentencia se encuentra en el boletín de jurisprudencia de protección internacional de CEAR, disponible online en: https://www.cear.es/sections-post/servicio-juridico/

portada segundo semestre 2016

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en agosto 23, 2017 por en Derecho de los Refugiados y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: