Blog de Borja Fdez. Burgueño

Blog especializado en derecho administrativo, derechos humanos, asilo y protección internacional.

El protocolo de protección para víctimas de trata y el asilo

Sentencia de la AN 67/2017 de 20 de enero de 2017 (ROJ: SAN 69/2017)

ANTECEDENTES DE HECHO

Solicitante de la República Democrática del Congo que solicita asilo en el aeropuerto nada más llegar a España. Su primera solicitud es denegada. La OAR afirma que notificó la solicitud al ACNUR, pero el ACNUR protesta porque según ellos no les fue notificada.

La solicitante de asilo presenta una solicitud de reexamen en la que cambia su relato. En el nuevo relato, la solicitante narra que la persona que le había ayudado a llegar a Europa y le había prometido trabajo era, en realidad, un traficante y que le ha obligado a mantener relaciones sexuales con él y a prostituirse durante cuatro años. Había sido vigilada durante todo su trayecto a España. Ahora tiene que “devolverle el dinero trabajando en la prostitución y de no hacerlo, gente que trabaja para él en Europa irán a por ella y a por su hijo” y teme que de volver a su país volvería a caer en las manos de estos delincuentes y se vería forzada a prostituirse en Europa o en la R.D. del Congo.

El ACNUR presenta un extenso informe favorable a la admisión a trámite de la solicitud. Sin embargo, la OAR vuelve a desestimar la solicitud por las contradicciones entre el primer y el segundo relato. No obstante, da credibilidad a la posibilidad de que la solicitante sea una víctima de trata y la deriva a la Policía para la activación del Protocolo Marco de Protección de las Víctimas de Trata de Seres Humanos.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

La AN afirma que la forma de computar el plazo de 4 días del tiempo de resolución de a efectos del silencio positivo de la admisión a trámite ha de ser en horas y no en días.

“En el caso de autos, consta que la solicitud se presentó a las 12:30 horas del día 3 de octubre de 2015 y se notificó el día 6 de octubre a las 15:05 horas. Por lo tanto, incluso contando el plazo por horas -como debe hacerse-, no por días, la Resolución se notificó en plazo, pues el mismo concluía a las 12:30 horas del día 7 de octubre.”

OBSERVACIONES: resulta positivo que el plazo de 4 días de resolución de admisión a trámite se compute en horas y no en días. No obstante, resulta necesario determinar si el artículo 21 de la ley de asilo configura un régimen de cómputo de plazos especial o no. Hasta ahora, la jurisprudencia había señalado que el plazo de 2 días del reexamen (art. 21.4 de la Ley 12/2009) se había de entender en 48 horas al estar delimitado por la expresión “desde el momento”. Sin embargo, el plazo de 4 días de la admisión (art. 21.1 de la Ley 12/2009) comienza “desde su presentación”, no “desde el momento” de su presentación. CEAR considera que ambos plazos se han de entender computados en horas, puesto que si se calcula en días hábiles se estaría alargando innecesariamente la situación de privación de libertad deambulatoria de los solicitantes de asilo en las instalaciones fronterizas. CEAR espera que esta interpretación positiva se consolide en la jurisprudencia[1].

“Transcurrido el plazo de 24 horas del que dispone el ACNUR para emitir el informe – art. 20.1.a) del RD 203/1995- se dictó la Resolución”

OBSERVACIONES: como ya se señaló en el comentario a la sentencia de la AN 428/2016 de 13 de octubre de 2016 (roj: san 3736/2016) en el «Boletín de Jurisprudencia de Protección Internacional del Segundo Semestre de 2016», la limitación en 24 horas del tiempo del que dispone el ACNUR carece de fundamento legal con la entrada en vigor de la actual Ley 12/2009.

El ACNUR señala que la solicitante de asilo podría ser una víctima de trata.

“solicitante podría ser una víctima de ” violencia sexual y de trata”, con un claro perfil vulnerable, por lo que su petición debería ser admitida a trámite.”

No obstante, la Administración discrepa con el ACNUR, sosteniendo que la protección a las víctimas de trata no corresponde al procedimiento de asilo.

“incluso siendo cierto lo alegado no estaríamos -la Administración no considera verosímil el relato-, ante un supuesto de asilo, sino que debería ser objeto de protección por otras vías distintas de la protección internacional”

La Administración, tras apreciar indicios en el relato que apuntaban a que la solicitante podía ser una víctima de trata, la deriva al protocolo para víctimas de trata.

Constando efectivamente en el expediente que existiendo la posibilidad de que la solicitante pudiera ser víctima de trata, se comunicó dicho extremo a la Sección de Asilo de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras el 8/10/105, dando cumplimiento ” a las instrucciones en el Protocolo Marco de Protección de las Víctimas de Trata de Seres Humanos, con vistas a valorar si, efectivamente, la solicitante pudiera ser víctima de trata”

OBSERVACIONES: La opinión de la Administración, que luego es confirmada por la AN, resulta desacertada. Si se confirmara que la solicitante de asilo es una víctima de trata que tiene un temor fundado a volver a caer en manos de sus explotadores de regresar a su país de origen (persecución por motivos de género) se le ha de reconocer la condición de refugiada. El hecho de que existan otras vías adicionales de protección a las víctimas de trata no significa que hayan de ser excluyentes entre sí, sino que han de operar de forma cumulativa con el fin de otorgar la máxima protección a estas personas con un perfil de extrema vulnerabilidad.

La AN se basa en dos sentencias del TS para alegar que el trato diferenciado que exige el artículo 46 de la Ley de Asilo se puede cumplir aunque se inadmita a trámite una solicitud de asilo en un aeropuerto con la mera activación del protocolo de trata.

En la STS de 10 de marzo de 2014 (Rec. 2447/2013 ) en relación a una situación similar a la de autos, en la que se alegó ser víctima de trata de seres humanos, se razona que ” por parte de la Oficina de Asilo y Refugio, dando cumplimiento a las instrucciones contenidas en el Protocolo Marco de Protección de las Víctimas de Seres Humanos, se comunicó en tiempo y forma a la correspondiente Sección de Policía de la Oficina de Asilo y Refugio la solicitud efectuada a fin de que procediese de acuerdo con las disposiciones del Protocolo.” Lo que la Sala considera suficiente a la hora de considerar cumplido el art 46 de la Ley 12/2009. En efecto, la Sala razona que ” el artículo 46 de la Ley de Asilo obliga, en efecto, a tener en cuenta la situación específica de las personas solicitantes o beneficiarias de protección internacional en situación de vulnerabilidad, entre las que incluye a quienes “hayan padecido torturas, violaciones u otras formas graves de violencia psicológica o física o sexual y víctimas de trata de seres humanos”. A ellas se les debe aplicar “un tratamiento diferenciado” lo que no equivale, lógicamente, a prejuzgar el resultado final ni impide la inadmisión o la denegación, según los casos, de la correspondiente solicitud….una vez acreditado que fue objeto de un tratamiento específico en atención a sus alegaciones, queda excluida la vulneración del artículo 46 en cualquier de sus dos apartados iniciales”. En similar sentido se pronuncia la STS de 31 de marzo de 2014 (Rec. 2619/2013).”

OBSERVACIONES: Esta interpretación desvirtuada del artículo 46 resulta incoherente. El artículo 46 exige que se dé “un tratamiento diferenciado” a las víctimas de trata con el fin de que se adecúe el procedimiento administrativo a su especial situación de vulnerabilidad, ¡no para que se les excluya del procedimiento! CEAR lamenta que, en la práctica, la activación del Protocolo Marco de Protección de las Víctimas de Seres Humanos pueda constituir una cláusula de exclusión que limita la protección que se otorga a las víctimas.

A continuación, la AN pasa a realizar un análisis de la veracidad del relato, a pesar de ser una “solicitud de frontera” y reconocer que no se había practicado prueba alguna.

“Lo esencial, por lo tanto, es determinar si el relato es verosímil, pues de no serlo la demanda de protección internacional no puede prosperar. En el proceso no se ha solicitado ni practicado prueba alguna, por lo que la Sala debe enjuiciar la verosimilitud del relato con base a las pruebas obrantes en el expediente administrativo.”

OBSERVACIONES: no corresponde a la fase de admisión a trámite entrar en el fondo de las solicitudes de protección internacional ya que esta labor de gran complejidad se tiene que desarrollar en el marco de un procedimiento ordinario de instrucción. En la fase de admisión a trámite de las solicitudes presentas en puestos fronterizos (terrestres y aeroportuarios) y en CIE basta que se relate un supuesto de persecución (asilo) o de riesgo de daños graves (protección subsidiaria) y que dicho relato no sea manifiestamente inverosímil. En el caso que nos ocupa, la solicitante de asilo relata un supuesto de persecución por motivos de género y se le da suficiente credibilidad como para activar el protocolo de trata. Por tanto, resulta incomprensible que se denegara la admisión a trámite.

Finalmente, la AN justifica la denegación de la admisión a trámite en las contradicciones entre el relato de la primera solicitud de asilo y el del reexamen.

“En suma, la recurrente viaja con pasaporte falso. Solicita asilo. En su declaración inicial, asistida de intérprete y letrado, describe una situación que no es subsumible en los supuestos que permiten solicitar protección internacional. Posteriormente, en el reexamen, no es que aclara o matice su versión, es que da una versión radicalmente diferente y contradictoria con la anterior. No hay datos o explicaciones que justifiquen dicha contradicción. La Sala puede entender que se aleguen hechos nuevos, o que se amplíen o maticen los expuestos; pero la radical contradicción, sin explicación aparente, tras declarar ante un funcionario y asistida de Letrado, acompañada de la existencia de documentación falsa, resta o elimina verosimilitud al relato y así lo entendimos al denegar la medida cautelarísima instada. Sin que se haya aportado prueba o indicio alguno que nos mueva a cambiar de criterio.”

OBSERVACIONES: Resulta completamente verosímil que una víctima de trata que llega a un aeropuerto de un país desconocido no quiera revelar su condición de víctima desde el principio y que espere hasta el reexamen para coger suficiente valor como para atreverse a desvelar su situación de víctima de explotación sexual.

FALLO: DESESTIMAR

Ver comentario de la sentencia en su contexto:

El comentario a esta sentencia se encuentra en el boletín de jurisprudencia de protección internacional de CEAR

portada primer trimestre 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 11, 2017 por en Derecho de los Refugiados y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: