Blog de Borja Fdez. Burgueño

Blog especializado en derecho administrativo, derechos humanos, asilo y protección internacional.

Jornadas sobre la Protección Internacional de los Derechos Humanos

El mes pasado (del 8 al 29 de Noviembre de 2011) he asistido a unas jornadas sobre las Protección Internacional de los Derechos Humanos que organizaba la profesora Doña Julia Ruiloba del departamento de la Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Rey Juan Carlos. Cada una de las jornadas del curso versaba sobre un asunto diferente. La sesión que más me gustó fue la que trataba sobre los derechos del niño. Y a continuación haré un breve trabajo sobre esa jornada.

Introducción

En la última jornada del XII Seminario sobre los Derechos Humanos se trató  el tema del Interés Superior del Menor y de los Derechos del Niño. Estuvo  como ponente Doña Isabel Lázaro González, profesora titular de la Universidad Pontificia de Madrid. Doña Isabel, así mismo, es una de las personas más importantes en el mundo del derecho de los Menores y ha publicado numerosos libros y dirige un grupo de investigación sobre este tema.

A continuación, voy a desarrollar el tema de los Derechos del Niño y del Interés Superior del Menor a través de la historia de una niña camboyana a la que tengo mucho aprecio. Este es el caso de Srei-Lane (en realidad ese no es su nombre real, pero me referiré a ella así para preservar su privacidad). A través de ella, veremos de qué forma se fueron incumpliendo diferentes Derechos del Niño.

Srei-Lane

Srei-Lane nació hace diecisiete años en el barrio de Stumincheing, en Phnom Penh (Camboya). Debido al régimen de los Khmeres Rojos, las familias camboyanas están completamente desestructuradas ya que los actuales padres, cuando eran niños, fueron instruidos, de acuerdo a lo  que estableció Pol Pot, en que la familia era un síntoma de debilidad y que los lazos familiares no existían. Además, muchos de ellos se vieron obligados a acusar a sus padre y algunos de ellos hasta de asesinar a sus propios progenitores. A raíz de eso, las actuales familias camboyanas y, sobre todo, las más modestas y las que viven en el medio rural no atienden ni cuidan bien a sus hijos. Muchos niños son considerados como mera mano de obra que pueden traer a la economía familiar algunos rieles (moneda camboyana) al día. Este era el caso de nuestra queridísima Srei-Lane.

A los seis años empezó a trabajar la jornada completa en el basurero de Phnom Penh (***dos párrafos más abajo describo lo que vi y sentí en el basurero estos meses de Julio y Agosto en los que he estado ahí). A los pocos años de comenzar a trabajar para sus padres la mafia que controlaba el vertedero la cogió y la obligó a trabajar para ellos, apartándola definitivamente de su familia. Unos años más tarde, fue secuestrada por otra mafia que la prostituyó (Camboya, junto con Tailandia, son los dos países con mayor índice de turismo sexual del Mundo). Se consiguió escapar de sus proxenetas y encontró trabajo vendiendo droga hasta que, a los doce años, la ONG Pour un Sourire d’Enfant la rescató y la salvó de la miseria.

Actualmente, Srei-Lane habla muy bien inglés y tiene un nivel medio de francés. Está estudiando para sacarse el graduado escolar en la escuela de la ONG y, cuando termine, quiere estudiar para ser cocinera. Pocas personas serían capaces de aguantar lo que ella ha vivido y ser capaces de asumirlo como parte de su historia y relatarla. Es un claro ejemplo de superación y de esperanza.

La ONG Pour un Sourire d’Enfant, que se creó en el año 1995, tiene actualmente a más de seis mil niños escolarizados y más de dos mil jóvenes formados y trabajando.

***En el basurero entre el olor, el calor, la humedad, el paisaje desolador, el tacto de la basura que te hundías en ella al pisar, la imagen de adolescentes y niños trabajando descalzos y sin camiseta… Lo único que te apetecía era vomitar, llorar. Cuando ves llegar a tantos niños con los que muchos de ellos antes habías estado dándoles de comer, jugando y cantando a ese lugar de miseria te duele todo el cuerpo.

Trabajan únicamente con unos palos alargados con los que remueven el suelo y con una bolsa atada a la espalda en la que meten lo que encuentran. Una vez que han conseguido la suficiente cantidad de latas, instrumentos médicos, botellas de vídrio o de lo que sea, lo meten en bolsas grandes de basura que luego las apilan para, finalmente, venderlas por una miseria a la mafia.

Siempre, cuando volvíamos de camino a donde dormíamos, las moscas nos perseguían. Olíamos fatal, nuestra ropa estaba impregnada con el olor intensísimo de la bahorrina en descomposición. Nuestros pies y nuestras piernas, en ese momento marrones, estaban embadurnadas de mugre. Por más que nos duchábamos seguíamos oliendo a cochambre. En ese momento no me podía ni imaginar cómo tiene que ser la vida de todos estos pequeños que no sólo trabajan en el basurero, sino que viven duermen y comen en un lugar en el que sólo podía aguantar cuarenta minutos. Para seguir leyendo: https://borjaburgueno.wordpress.com/2011/09/20/por-la-sonrisa-de-un-nino-camboya/

Borja Fernández Burgueño

DESARROLLO DEL TEMA

Breve resumen de la ponencia:

Antes de comenzar, hace falta definir qué es el Interés Superior del Menor. Para ello, haré uso del significado literal de los términos que lo componen. De esta forma, quedará definido como: la conveniencia o beneficio en el orden jurídico, moral y material, que está más alta y en un lugar preeminente respecto de los demás y que se aplicará a los niños menores de dieciocho años. El Interés Superior del Menor es el principio rector de la determinación del Derecho del Menor.

Así mismo, conviene abordar también el concepto de “niño”. Se entiende por niño al ser humano con la dignidad inherente a todo ser humano y por eso es sujeto de derecho, como todo ser humano. Por lo tanto, queda claro que no es una persona en potencia, es una persona.

El interés del menor se tendrá que tener en cuenta en los conflictos que puedan surgir entorno a él. Estos conflictos podrán ser de cuatro tipos: interés de la familia, interés del Estado en controlar la frontera, interés general frente a una determinada conducta delictiva y el interés del tráfico jurídico. El Interés Superior del Menor será el eje articulador de los principios de no discriminación, de supervivencia y desarrollo y de respeto a su opinión. El concepto de Interés Superior del Menor tiene que ser determinado y definido en cada caso. Para ello será necesaria, como elemento, esencial una motivación detallada de las decisiones. Ya que no porque sea un concepto subjetivo puede ser arbitrario.

Aplicación de los Derechos del Niño al caso de Srei-Lane

La Convención sobre los Derechos del Niño es un tratado internacional del año 1989 que reconoce los derechos humanos de los niños y las niñas, definidos como personas menores de 18 años.

La Convención sobre los Derechos del Niño es el tratado de derechos humanos más amplio y rápidamente ratificado de toda la historia. Solamente dos países, los Estados Unidos y Somalia, no han ratificado este acuerdo.

El Reino de Camboya se adhirió a  esta Convención sobre los Derechos del Niño en 1992 y, por consiguiente, se ve obligado a su cumplimiento. El estado Camboyano tiene que velar por el cumplimiento de esta convención y deberá crear un marco jurídico y social propicio para proteger los derechos que esta concreta. Ahora bien, ¿en qué manera Camboya cumple con sus obligaciones?

En el siguiente apartado del trabajo, expondré qué artículos de la Convención de los Derechos del Niño no han sido protegidos en el caso de Srei-Lane hasta que fue atendida por la ONG Pour un Sourire d’Enfant. Me centraré sólo en el contenido principal de los  artículos más relevantes que no se cumplieron y me abstendré de comentar los que o bien sí que se cumplieron o bien no se dieron los supuestos de hecho que precisaban.

Borja Fernández Burgueño

 Artículos violados en el caso

  • Artículo 3

Los intereses de Srei-Lane no fueron considerados en primer lugar en todas las decisiones que los afectasen. Por lo tanto, el interés Superior de Srei-Lane no fue tenido en cuenta.

Tampoco recibió la protección y las atenciones necesarias para su bienestar.

  • Artículo 4

El Estado camboyano no ha tomado las medidas necesarias para garantizar que se cumplan estos derechos establecidos en la convención sobre los Derechos del Niño

  • Artículo 5

Los padres ni se hicieron cargo de Srei-Lane ni la cuidaron.

  • Artículo 6

En las condiciones a las que se vio expuesta Srei-Lane corría grave peligro su vida. Además, en la primera etapa de su vida no pudo desarrollar de modo completo su propia personalidad.

  • Artículo 7 y 8

La mayoría de los niños nacen fuera de hospitales en sitios muy poco higiénicos. La mayor parte, no son inscritos en el registro de personas desde que nacen.

Srei-Lane, a pesar de conocer a sus padres, no fue debidamente cuidada por ellos.

  • Artículo 9 y 10

Srei-Lane no tuvo el derecho de mantener contacto con sus padres ya que desde que la raptó la primera mafia en el basurero se separó forzosa y definitivamente de ellos.

  • Artículo 12

Srei-Lane no fue escuchada cada vez que se tomaron decisiones que la afectaban directamente.

Es más, fue obligada a aceptar las decisiones que tomaron por ella sin tenerla en cuenta.

  • Artículo 13 y 14

Srei-Lane no tuvo el derecho de poder decir lo que pensaba ni de poder expresarlo de ninguna manera sin miedo a un castigo.

  • Artículo 15

Esta niña camboyana, no tuvo el derecho de estar junto a los otros.

  • Artículo 16

Claramente, a Srei-Lane no se la respetó su vida privada.

  • Artículo 18

Nadie se encargaba de ella mientras sus padres están trabajando.

  • Artículo 19

Srai-Lane fue descuidada, abandonada, maltratada y explotada

Además, ejercieron violencia contra ella.

  • Artículo 20

Srai-Lane no pudo permanecer con su familia y nadie se ocupó de ella convenientemente.

  • Artículo 21

A pesar de que su familia no la trataba bien, no tuvo derecho a ser adoptada.

  • Artículo 24 y 25

Hasta los doce años, Srei-Lane no pudo tener la posibilidad de alcanzar su máximo nivel de salud física ni mental

  • Artículo 26

No obtuvo ningún servicio de la Seguridad Social de Camboya ni fue atendida por ningún organismo oficial del Estado

  • Artículo 27

Srei-Lane no puedo crecer bien física, mental, espiritual y socialmente hasta que fue atendida por Pour un Sourire d’Enfant.

  • Artículo 28 y 29

Ella no tuvo acceso a la educación hasta los doce años.

Tampoco recibió una educación que desarrollase sus capacidades y que le enseñase acerca de la paz, de la amistad, de la igualdad y del respeto por el ambiente natural.

  • Artículo 31

Srei-Lane no pudo dedicarse a las actividades propias de los niños como son el reposo, el juego o la diversión en general.

  • Artículo 32

Esta niña fue explotada tanto laboral como sexualmente. También realizó trabajos que la ponían en peligro o que la impedían estudiar, crecer bien y estar sana.

  • Artículo 33

No fue protegida respecto a la droga. Es más, acabó traficando con ellas.

  • Artículo 34

Srei-Lane fue secuestrada por unos proxenetas y explotada sexualmente en contra de su voluntad.

  • Artículo 35, 36 y 37

Ella fue privada de su libertad de forma ilegal y fue explotada por sus raptores.

  • Artículo 39

Srei-Lane, hasta los doce años, no tuvo el derecho efectivo de ser ayudada para recuperar su salud y tranquilidad por haber sido abandonada, explotada y maltratada.

  • Artículo 42

En la primera etapa de su vida no conoció estos derechos ni una vida mejor.

Conclusión

A lo largo del día de hoy van a morir más de 27 mil menores de cinco años. Cada día, según datos extraídos de UNICEF, fallecen estos miles de niños. La mayoría de estas muertes son evitables. Mientras nuestra única preocupación es que nuestra prima de riesgo no suba mucho, millones de niños están completamente desprotegidos y, en cualquier momento, pueden morir. Este es nuestro Mundo.

Si no solucionamos estos gravísimos problemas no podremos estar moralmente orgullosos de nuestra querida Tierra. A veces nos olvidamos que África está a tan solo 14 kilómetros de Europa, que América del Sur está a pocas horas de EEUU o que incluso a Camboya desde España se puede llegar en tan solo quince horas de vuelo. Todos sabemos la realidad que se vive en estos países y sería de ingenuos negarlo. Pero ahora bien, por qué si somos conscientes de ello no tomamos las medidas necesarias para arreglarlo.

Los Derechos del Niño no son unos derechos arbitrarios, sino que le pertenecen al niño por el mero hecho de serlo y no de que se los hayan concedido. Es decir, los Derechos del Niño son inherentes a su condición como tal y, por tanto, no se conceden sino que se reconocen. Y, si se reconocen, no se puede pasar por alto ninguna violación de los mismos ya sea por parte de un país, organización o particular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 13, 2011 por en Conferencias y cursos, Derecho, Derechos Humanos y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: